Por potencia: trazar las circunferencias tangentes a otras dos, conociendo un punto “T” de tangencia.

Se dibuja una recta por O1 y T1. En esta recta se marca un centro “Oa” al azar.
Realizamos la tangente por T1, perpendicular a la anterior recta.
Con centro en “Oa” y radio hasta el punto de tangencia, se realiza una circunferencia que corte a la circunferencia O2 en los puntos 1 y 2. Estos puntos se une para hallar el punto P en la recta tangente.
A partir de P se trazan los puntos de tangencia a la circunferencia O2.
Estos puntos de tangencias se unen con O2, para hallar los centros de las circunferencias solución, en la recta que pasa por O1 y T1.
Se recuerda que los centros y los puntos de tangencias están siempre alineados.

Cuando las circunferencias dadas son interiores se realiza del mismo modo.